Te esperamos
Lun. - Vie. de 7 a 23 / Sáb. de 8 a 18

Karate (mixto)

Localización de las actividades: Sala Full Training - Espacio Aerobox
HORARIOS Sin límite de edades
LUNES 17:30 a 18:15
MIÉRCOLES 17:30 a 18:15
VIERNES 17:30 a 18:15
   
El karate do como vehículo de afianzamiento del sistema de valores éticos y morales
En la vida contemporánea las desiguales condiciones alcanzadas por el desarrollo tecnológico entre las regiones rurales y el inexorable avance de la urbanización en los grandes conglomerados humanos, imponen diferencias a las necesidades de oportunidades para la actividad física.
Desde una perspectiva primaria, se puede ver que la influencia del desarrollo tecnológico, propicia la reducción progresiva de la actividad física de los seres humanos y los conduce a estilos de vida cada vez menos saludables (sedentarismo).
Por otra parte el sostenido crecimiento de la violencia, de la drogadicción, de la delincuencia infanto-juvenil, del comercio sexual, así como otros males sociales, toman particularmente a niños y adolescentes como poblaciones vulnerables haciendo en que cada vez menos disfruten y utilicen los espacios públicos, con el consiguiente incremento de hábitos que perjudican su interacción social.
El instinto agresivo es un fenómeno biológico innato del ser humano que en algunos casos puede llegar a grados extremos de violencia convirtiéndose en verdaderos flagelos y agentes nocivos para los individuos y la sociedad.
En el país y particularmente en Montevideo se producen hechos de éste tipo con relativa frecuencia, vinculados en un alto porcentaje a la drogadicción.
Las características y repercusiones del consumo de drogas, como fenómeno biológico, psicológico y social, han motivado que las sociedades de hoy consideren éstas como uno de sus principales problemas tanto desde el punto de vista sanitario como psico-social, ocasionando entre otros daños, dificultades en el aprendizaje y deterioro del pleno desarrollo educativo de las personas.
Las alternativas de promoción y fomento de propuestas novedosas que atraigan el interés de los educandos hacia actividades que le tributen beneficios en el orden físico, y a la vez los doten de recursos éticos y morales que se tornen en factores protectores de su integridad, deben ser atendidos cada vez con mayor atención y creatividad.
Según la “Encuesta Nacional sobre hábitos deportivos y actividad física” de julio de 2005, se destaca el crecimiento en nuestro medio de estilos de vida sedentarios. En este estudio surgen cifras alarmantes: el 60,3% de nuestra población es sedentaria.
Este proyecto tiene como propósito general desarrollar las habilidades motoras fundamentales, así como propiciar el conocimiento y entendimiento acerca de la importancia del cuidado del propio cuerpo.
Se pretende acrecentar de este modo el arraigo de hábitos de vida activa y saludable, a través de la práctica del Karate Do. Adicionalmente, promueve el desarrollo de habilidades y actitudes sociales.
La orientación del programa refuerza la formación de hábitos de vida saludable, más que de una preparación física entendida como medio para rendir y como recurso preparativo para aprender técnicas deportivas.
Se parte de una apreciación de la práctica del Karate Do asociada a la salud y calidad de vida, basada en el concepto central de “aptitud física” y no de “acondicionamiento físico”.
Respecto al ámbito de Deportes y actividades de expresión motriz, nuestro programa, reitera su compromiso de seguir aportando experiencias que conduzcan a los alumnos y alumnas a adquirir habilidades generales de este tipo.
Creemos firmemente en la formación integral de nuestros practicantes.
Por esta razón es necesario conocer tanto el entorno psico – social, como el aspecto educativo en que ellos se desenvuelven, para generar un “feedback” con otras disciplinas (asistentes sociales, maestros, orientadores técnicos, etc.), afín de mancomunar esfuerzos que le brinden a nuestros practicantes los elementos necesarios para discernir, evaluar y actuar en consecuencia, ante la diversidad de situaciones que diariamente deben enfrentar.
El Karate Do promueve el desarrollo de una personalidad más sana y de una mejor calidad de vida presente y futura, mediante la creación o fortalecimiento de hábitos y estilos de vida más saludables.
La coherencia entre los objetivos de los otros ámbitos donde el practicante interactúe (escuela, liceo, clubes deportivos, etc.) y los del Karate Do deben ser armónicos y continuos en el tiempo, ya que acciones esporádicas difícilmente consigan alcanzar las metas que se planteen.
Entendemos entonces al Karate Do como parte de un proceso educativo integral de niños, adolescentes y mayores; es un vehículo adecuado para que, a través de su agente instrumental operativo, el movimiento, se favorezca el desarrollo de una personalidad más sana y de mejor calidad de vida.
Profesor Luis Costa